Ideario

1. Introducción

Los Oblatos de la Virgen María, fundados por el Padre Bruno Lanteri, encontramos en la
escuela -en cuanto espacio de transmisión y construcción crítica, sistemática y valorativa de la
cultura- un campo privilegiado para intentar una acción pastoral capaz de concretar la promoción
de los valores humanos y la inculturación de la Fe. Creemos en la acción educativa como un
modo de seguir la inspiración carismática de nuestro Fundador en su empeño por lograr la síntesis
entre Fe y vida y entre Fe y cultura. Queremos trabajar en la formación de un laicado católico
capaz de transformar la sociedad. Jesucristo, con sus enseñanzas, es nuestro centro y camino.
María, Madre y Maestra: nuestra inspiradora y modelo de realización cristiana.

2. Criterios Generales

2.1- El corazón de la educación cristiana es siempre la persona de Jesucristo. Todo lo que
sucede en la escuela católica debería conducir al encuentro del Cristo vivo.
2.2- La relación entre Evangelio y cultura supone el “encuentro” del mensaje cristiano con
las culturas. Dios está presente en todas ellas y lo testificamos reconociendo los valores que las
caracterizan.
2.3- La acción evangelizadora se ejerce también por una decidida defensa y promoción del
ser humano, quienquiera sea, y de sus derechos inalienables.
2.4- Los cristianos -unidos con las personas de buena voluntad- somos responsables de la
edificación de una sociedad fundada sobre la fraternidad, la dignidad humana y la justicia para
todos.
2.5- Los cristianos transmitimos la fe dando testimonio con amor, buscando coherencia
entre nuestro decir y nuestro actuar.
2.6- Los paradigmas tradicionales ya no brindan todas las respuestas que necesitamos. La
institución escolar sufre, se siente desorientada y busca transformarse para dar mejores
respuestas en este contexto de cambio 5 . Por ello, es importante reforzar nuestra identidad
mirando al porvenir y cambiando aquellos esquemas de pensamiento que se muestran agotados.
Una eficaz tarea educativa y evangelizadora debe tener en cuenta los códigos culturales y
desarrollar lenguajes significativos para las personas de hoy.
2.8- El fin último es vivir en un modo de ser que se exprese en hermandad, servicio,
comunión y participación.
2.9- Asumimos y valoramos nuestra identidad y lo forjado a lo largo de estos años con
aciertos y errores, pero procuramos ser dignos continuadores adaptándonos a los desafíos 6 de
este tiempo. Creemos necesario formar personas capaces de discernir los llamados del Señor en
situaciones concretas de la historia.

3. Notas Distintivas del Ideario

Como comunidades lanterianas asumimos el compromiso de continuar con el legado del
Padre Bruno Lanteri, impregnando la vida escolar con los valores del Evangelio, la Misericordia y
Espiritualidad Mariana, sosteniendo los siguientes lineamientos distintivos:
3.1- Las familias son las primeras responsables de la educación integral de sus hijos y del
acompañamiento a las propuestas de las instituciones.
3.2- La escuela, con convicciones cristianas, acepta los desafíos del presente educando
en la escucha, el diálogo y el respeto.
3.3- El personal que brinda servicios en la escuela educa y se educa relacionándose con
un respeto mutuo más allá de los roles que ejerce 7 .
3.4- Somos formadores de personas abiertas a la Verdad como seres libres, practicantes
de la justicia y la solidaridad.
3.5- Los docentes son personas comprometidos con la labor educativa cimentada en
valores evangelizadores, partícipes de una cultura colaborativa que permita enriquecer su
formación y favorezca la capacitación permanente.
3.6- Orientamos en las distintas disciplinas académicas de manera que los estudiantes
sean personas solidarias, alegres, generosas, misericordiosas, pacíficas y justas, capaces de
transformar la sociedad en la que viven. Formamos en un fuerte contenido en valores que les
permita armonizar esta visión cristiana con los avances científicos y tecnológicos por medio de
una actitud de reflexión, discernimiento y acción en pos de una sociedad más equitativa.
3.7- En el ámbito de la escuela debemos esforzarnos por formar y formarnos como
personas capaces de encarnar el Evangelio en la cultura para vivir en consonancia con la
solidaridad, la alegría, el compartir, el amor, la paz y la justicia.
3.8- Pretendemos que el alumno vivencie que:
3.8.1- La escuela es uno de sus ámbitos de pertenencia donde lo que aprende y el modo
en que lo hace le sirve para la vida .
3.8.2- Con otros es más rico aprender y crecer a la vez que es reconocido como persona
porque importa lo que dice, piensa y necesita y porque se respeta su intimidad.
3.8.3- La escuela les brinda la posibilidad de recibir y transmitir el Mensaje de Jesucristo y
procura que puedan integrar Fe-vida y Fe-cultura.
3.9- Aspiramos a que nuestras escuelas sean inclusivas e integradoras respondiendo a los
principios que sustentamos; que propicien estrategias creadoras de saberes y de la formación de
personas comprometidas en el trabajo y esfuerzo común para lograr una vida digna y plena de
derechos para todos.
3.10- Pretendemos el aprender a conocernos, a hacer, a ser y a vivir juntos ofreciendo a
los demás los dones que hemos recibido, pues siempre somos con otros.
3.11- Queremos brindar una educación evangelizadora, en el orden al servicio a la
comunidad, capacitando a nuestros alumnos en la apuesta por el sentido de la vida, la esperanza,
la solidaridad, la responsabilidad, la libertad, la conciencia crítica, la creatividad, la interioridad.
3.12- Confiamos en que la Fe es el cimiento desde el cual se asume y se transmite la
cultura, entendiendo por cultura el modo particular como, en cada pueblo, los hombres cultivan su
relación con la naturaleza, entre sí mismos y con Dios de modo que puedan llegar a un nivel
verdadera y plenamente humano.

ANEXO I ~ Contexto
DESAFÍOS Y PROPÓSITOS

La educación hoy enfrenta nuevos desafíos.

1. Nos encontramos interpelados por:

1.1- Una situación socio-cultural compleja en la que la globalización suele promover el
individualismo pragmático y un condicionamiento a intereses económicos con frecuencia distantes
de una correcta concepción del bien común. Esto genera tensiones sociales y abusos de poder.
1.2- Una situación socio política en la que el acelerado avance de diversas formas de
regresión autoritaria por vía democrática prevalece ante una democracia participativa y promotora
de los derechos y deberes humanos.
1.3- Un modelo de sociedad ya implantado en nuestra cultura, cuya centralidad está
preponderantemente en la productividad, el individualismo, el mercado. Modelo que suele
traducirse en inequidades e injusticias.
1.4- El “reduccionismo valórico”. Es decir, la inclusión de factores contrarios a la vida.
Expresión de ello son las múltiples formas de pobreza, de violencia, de sufrimiento, de
discriminación, de marginación y de acciones restrictivas de las libertades fundamentales que
crean una cultura del “descarte”.
1.5- Situaciones complejas que deben afrontar los niños, niñas y jóvenes, (abusos,
embarazos no deseados, adicciones…).
1.6- Cuestiones referidas a la diversidad de géneros y estructuras familiares diversas.
1.7- Las nuevas tecnologías que, mal usadas, pueden llegar a vulnerar la esencia humana
así como exacerbar el individualismo.
1.8- Ciertas reformas o propuestas educativas ajenas al mensaje cristiano que conciben a
la educación en función de la producción, la competitividad y el mercado; reformas en las que se
confunde formalidad con rigidez y se cierran las puertas al diálogo. Estas reformas son claramente
un reduccionismo antropológico, pues no consideran al hombre en todas sus dimensiones.
1.9- El distanciamiento entre el camino que Jesús nos llama a recorrer y el proceder en la
vida concreta, la escasa actitud pastoral ante situaciones difíciles y una catequesis empobrecida,
más preocupada por enseñar contenido que por transmitir la Palabra.
1.10- La ruptura del pacto educativo entre la escuela, la familia y los estudiantes. Las
diversas y múltiples dificultades que presentan los alumnos conlleva a una pérdida de la
especificidad de la escuela y puede transformarla en asistencialista.

2. Ante estas interpelaciones nos proponemos:

2.1- Ofrecer desde el ámbito educativo una respuesta a la búsqueda del sentido de la vida
pues, aun viviendo distintas circunstancias, esa búsqueda es inherente al ser humano.
2.2- Infundir aliento y esperanza y acompañar los problemas de la existencia sin
discriminar.
2.3- Ofrecer un tratamiento institucional y curricular que contemple la complejidad familiar,
social y personal, y permita contener y evitar la banalización de estas problemáticas.
2.4- Considerar el educar como medio para la adquisición de valores y verdades por
descubrir.
2.5- Conducir al encuentro con Jesucristo vivo, Maestro y Pastor misericordioso,
esperanza, camino , verdad y vida
2.6- Humanizar la educación frente a un individualismo que nos hace culturalmente
estériles.
2.7- Educar con horizontes abiertos, sin hacer proselitismo, a niños y jóvenes en toda la
realidad, incluida la trascendencia.
2.8- Fomentar la cultura del diálogo y del encuentro para contribuir a alcanzar una
auténtica fraternidad humana contemplando la necesidad de escucha de niños y jóvenes.
2.9- Brindar una educación que atienda, desde una mirada cristiana y sin prejuicios, las
distintas situaciones que afectan a niños y jóvenes.
2.10- Promover una conciencia ética y política orientada al bien común brindando un
mensaje en diálogo con la cultura y una espiritualidad encarnada, sencilla y sensible al sufrimiento
humano.
2.11- Recomponer el pacto entre escuela y familia cultivando y alimentando siempre la
confianza mutua.
2.12- Ser capaces de afrontar, necesariamente en un trabajo conjunto, los nuevos desafíos
que plantea la cultura contemporánea, la sociedad, los medios de comunicación y las nuevas
tecnologías.
2.13- Educar en contenidos, hábitos y valores en “movimiento”. Fomentar una actitud
crítica frente a la realidad circundante, que invite a los estudiantes a tomar decisiones para
transformar positivamente el mundo.

ANEXO II ~ Nuestra Comunidad
ENTRE TODOS UN NOSOTROS

Forman nuestra comunidad: los alumnos, las familias, todo el personal de la escuela
(auxiliares, docentes, administrativos, sacerdotes) y, en un sentido más amplio, el barrio donde se
encuentra inserta la institución.

1. Alumnos

Se espera que el alumno del Instituto manifieste cada vez con mayor espontaneidad:
1.1- La capacidad de tomar decisiones libres, autónomas y responsables. Asumir así el
ejercicio de su libertad basado en sus motivaciones, convicciones y limitaciones. Considerando la
libertad no como un fin en sí misma, sino como la capacidad de disponer de sí para compartir con
los demás la misión y a la vez el mandato existencial: el amor.
1.2- Una presencia consciente frente a los datos de la realidad. Esto supone el cultivo de la
observación y la interpretación crítica de la realidad y de los signos de los tiempos. De este modo
podrá brindarse al prójimo por convicción y desarrollar una actitud comprometida con su entorno y
concebir el cuidado del medio ambiente y sus recursos como un derecho humano.
1.3- Un compromiso cristiano en su opción de vida en cuanto a principios, valores y
actitudes. Para los alumnos bautizados supone el vivir de acuerdo a las exigencias del propio
bautismo. Para aquellos no bautizados o no creyentes, la posibilidad de recibir una educación
basada en los valores cristianos y la opción de un camino abierto a la trascendencia que nace de
la propuesta y no de la imposición.
1.4- Un desenvolvimiento personal eficiente y eficaz. Esto implica el dominio apropiado de
conocimientos, habilidades y aptitudes para el logro de su formación integral. Asumirá el trabajo
digno como un derecho y medio de humanización, pues mediante el mismo el hombre construye
comunidad e incrementa el bien común.
1.5- La expresión del amor en sus relaciones interpersonales. Indica cómo ha ido
encontrando y aceptando su identidad personal, abriéndose y dándose en su capacidad de amar y
ser amado y, por lo tanto, de aceptar al otro como persona.
1.6- La valoración y cuidado de su cuerpo. Implica respeto, dignidad, conciencia de éste
como presencia personal en el mundo y como vínculo de comunión con los demás, sabiendo que
recibirá la escucha y el acompañamiento ante problemáticas relativas a su orientación sexual.
Comprenderá que la sexualidad es un aspecto esencial de la persona, un modo propio de ser, de
comunicarse con los otros, de sentir, manifestar y vivir el amor humano. En la sexualidad se
expresan las dimensiones que constituyen a la persona: biológica, psicológica, cultural, ética y
espiritual y supone la capacidad para discernir y decidir sobre sí mismo.
1.7- Un compromiso solidario y comunitario en búsqueda de una sociedad más justa. Lo
que le permitirá interiorizar y vivir el ser persona para los demás en dimensión de servicio; ser
consciente de la importancia de descubrir las necesidades de los más cercanos (padres,
hermanos, compañeros, amigos…) como signo de un amor generoso y abierto a todos los
hombres y, por lo tanto, extender este ejercicio de las virtudes sociales que ofrece el ámbito
familiar y escolar a otros ámbitos, sin quedarse en meras especulaciones sobre necesidades
sociales.

2. Familias

Los Responsables Legales de los menores que asisten a la institución, conscientes de su
derecho y su deber de educar integralmente a los niños/as y adolescentes que tienen a su cargo,
son los primeros y principales educadores y siguiendo su propia opción vital eligen integrar junto a
ellos y docentes esta comunidad, siendo corresponsables de la educación. Constituyen así a la
célula básica de toda sociedad: la familia; entendiendo a ésta como un grupo de personas que
unidos por el amor y el respeto, llevan adelante un plan de vida común, en el que priman los
valores y principios necesarios para construir una comunidad más justa, equitativa e igualitaria.
Consideramos necesario que la escuela:
2.1- Busque espacios de reflexión sobre los estilos de relación que establecemos con las
familias, explicitar temores y esperanzas al respecto.
2.2- Cree espacios de encuentros, colaboración o celebración.
2.3- Brinde a las familias participación al interior de la sala de clases.
2.4- Abra espacios de conversación a nivel de curso con orientadores, y/o profesionales
sobre temas (transversales) que preocupan a las familias.
2.5- Brinde espacios de entrevistas personales-
2.6- Propicie espacios de diálogo intergeneracional “entre los que llevarán adelante la
historia y los que transmiten la experiencia y sabiduría de su vida”.

3. Personal de la escuela

Cada uno desde su tarea educa y se educa. Entre las personas que conformamos el
colegio debe procurarse un clima de respeto mutuo y colaboración con una comunicación amable
y cordial. Las responsabilidades son distintas pero se complementan pues el objetivo es el
mismo: el bienestar de todos para llevar a cabo su trabajo brindando al alumno un ambiente
respetuoso, agradable y cuidado. Todos deben sentirse respetados y valorados en su tarea. El
accionar de todos estará siempre presidido por el respeto a las personas y procurando un clima de
alegría que acompaña al trabajo bien hecho y la búsqueda del bien.

3.1- Docentes

3.1.1- La escuela de este siglo es una institución con nuevos alumnos, sujetos activos del
aprendizaje, diferentes en muchos aspectos a los que poblaron sus aulas hasta el momento. Es
necesario que los educadores asuman que no solamente están en un escenario distinto, sino con
actores distintos que construyen el aprendizaje en relación con sus pares y con docentes que
facilitan y se constituyen en mediadores del proceso.
3.1.2- El acceso justo y equitativo a la educación no se satisface simplemente con la
divulgación del conocimiento científico. El saber no se transmite, sino que se construye; y esa
construcción es mediada por una labor evangelizadora que encabezan los docentes, puesto que
son coprotagonistas con los estudiantes del proceso de enseñanza y de aprendizaje.
3.1.3- El compromiso de los docentes con la educación debe renovarse día a día, con una
formación permanente, atendiendo a las demandas que surgen del contexto y que interpelan a los
estudiantes dentro y fuera de la escuela, pues la tarea evangelizadora no debe hallar límites en
los muros que rodean el aula.
3.1.4- Los educadores son personas portadoras de un mensaje; personas de perspectivas
y horizontes amplios; mediadores entre el saber y la reflexión para la construcción de un
conocimiento que sea compartido. Con capacidad de trabajar en aulas heterogéneas y respetar
los tiempos de los alumnos.
3.1.5- Los educadores deben autopercibirse expertos en un campo, pero legos en tantos
otros, entendiendo así a la educación como un proceso en el que se construyen conocimientos
nuevos a partir de las diferentes miradas que aportan los distintos miembros de la comunidad
educativa.
3.1.6- El optimismo (alegría con esperanza) es una de las principales virtudes de los
educadores, puesto que los acompaña la convicción de que su mensaje y su mediación con el
conocimiento son precursores de un cambio significativo, un salir de sí mismos para la sociedad
en su conjunto. Garantizan, con el ejercicio responsable de su profesión, un campo de acción en
el que la democratización de los distintos saberes disciplinares permite un efectivo ejercicio del
derecho a la educación, a partir del reconocimiento de cada educando como un sujeto de derecho.
3.1.7- El diálogo y la escucha atenta y comprometida son las bases fundamentales que
sostienen los vínculos que se generan entre todos los miembros de nuestra comunidad. Los
modos de decir y de hacer que habitan la institución deben ser construidos desde la contención y
la comprensión, atendiendo a la diversidad, valorando las diferencias y respetando al prójimo por
su condición de ser humano.
3.1.8- El docente debe complementarse con sus pares y, con la orientación de los
directivos, trabajar en equipo.
3.1.9- Los directivos son signo de comunión y equipo animador de la Comunidad
Educativa. Conscientes de que la eficacia de su labor depende en gran medida de su espíritu de
servicio deben preocuparse por orientar, coordinar, animar y dirigir toda la comunidad educativa.
Deben buscar el bien de todos, limando asperezas y motivando a todos para que concurran
eficazmente a la realización de los objetivos de la escuela. Las formas de comunicación que
establecen se relacionan con su capacidad de escuchar, proponer y tomar decisiones. La
conducción no se asocia con un estilo autoritario, sino con su capacidad de convocatoria y de
ejercer la normatividad cuando las circunstancias lo requieran. Son exigibles un mínimo de
cualidades personales de competencia, actitudes, ilusión profesional e interés por mejorar de
continuo la propia formación, junto a la madurez y el equilibrio emocional indispensables para
quien debe orientar a los otros. Por otra parte, como en cualquier relación personal, es necesaria
la delicadeza en el trato, el cuidado en el modo de expresarse…y todas aquellas cualidades que
reflejan un “tono humano” que propicia un clima de confianza mutua.

4. Apoderados legales, Consagrados/as y Presbíteros

4.1- Apoderados Legales

El Rector Provincial es el Representante legal de la Congregación de los Oblatos de la
Virgen María en Argentina. El designa Apoderados legales en los Establecimientos Educativos de
la Congregación y delega en ellos determinadas funciones de acuerdo con el Reglamento Interno
de la Congregación referido a los Representantes legales cuyos aspectos técnico-legales no son
objeto de este Ideario.
Los Apoderados legales, solidariamente, tienen por misión lograr que la escuela sea un
lugar privilegiado de evangelización.
Ejercen sus funciones en nombre de la Congregación y según el mandato de designación.
Corresponde a los Apoderados legales, en función de los principios que sustentan el presente
Ideario, articular desde lo organizativo-operacional las dimensiones Pedagógicas, Pastorales,
Administrativas y Comunitarias.

4.2- Consagrados/as y Presbíteros

La Congregación de los Oblatos de la Virgen María en Argentina asumen la
responsabilidad de las escuelas en coherencia con una lectura carismática del Concilio Vaticano II
y por un particular llamado del Episcopado Argentino.
Los presbíteros y consagrados/as que se desempeñan pastoralmente en la Escuela
asumen su misión, cada uno según su peculiaridad, especialmente desde el acompañamiento a
los educadores en todos sus niveles, de modo que promuevan la síntesis entre fe, cultura y vida.
Por medio del ministerio de la Palabra presentan la Persona de Jesús, facilitan el encuentro con Él
de modo que todos puedan libremente seguirlo, encontrar vida en Él y testimoniarlo tanto en su
tarea docente como en la vida misma.
Acompañan con la cercanía, la escucha, la palabra y la reconciliación al personal docente
y no docente, alumnos y familias particularmente en las situaciones difíciles que la vida presenta.
Con su presencia pastoral, cuidan la comunidad y se esfuerzan para que el amor entre los
hermanos y compañeros de trabajo no se destruya (p. Bruno Lanteri) .

OBSERVACIONES

1. Algunas aclaraciones

1.1- El ideario consta de un cuerpo principal y dos anexos. Se sugiere una revisión de la
primera parte a los diez años y de los anexos a los cuatro años de ser comunicado
1.2- Se entiende el ideario como un marco de referencia que se instala en cada institución
a partir del Proyecto Educativo donde se hace explícita la visión, la misión y la organización en
base al ideario y a la realidad de cada ámbito institucional. La apertura a la diversidad siempre es
desde una clara identidad.
1.3- Consideramos necesario que el ideario se viva, se haga carne en cada Escuela.
El ideario expresa nuestros principios, nuestro compromiso y lo que ofrecemos, dejando en claro
los valores que predicamos. Expresa nuestro modo de ser y de hacer.
1.4- Para que el ideario sea un documento vivo debe ser comunicado eficazmente y
socializado.
1-5- El ideario es un itinerario, un recorrido día a día con humildad y convicciones; por eso
es cimiento y futuro. Está dirigido a personas concretas con problemáticas concretas a quienes
intentamos dar respuestas desde lo pastoral-educativo convencidos de que ambos aspectos se
complementan y no se contraponen.

2. Sugerencias

Los laicos presentes representantes de las comunidades de las Escuelas valoramos
explícitamente la contribución al crecimiento de las Instituciones que en el transcurso de los
últimos años brindaron el Consejo de Representantes Legales, el Consejo de Educación, Las
reuniones de Directivos de todas las Escuelas, el Consejo Económico y el Asesor Legal.
Sugerimos continuar y afianzar el accionar de los nombrados.

Instituto San Roque (A-494)

Instituto privado incorporado a la Enseñanza Oficial
Congregación de los Oblatos de la Vírgen María

Dirección: Plaza 1154 (Villa Ortuzar, CABA, Argentina)
Código Postal: C1427CVJ
Teléfonos: 011-4552-1602 / 4468 / 1394

¡Suscribite al boletín!

CAPTCHA image

Esto nos ayuda a prevenir el spam, ¡gracias!